Declaración de HIC en Quito: Hacia un Hábitat de Derechos Humanos

udpiy0v7

La Coalición Internacional del Hábitat (HIC) – el movimiento global de más de 400 miembros que trabajan por los derechos humanos del hábitat, la tierra, la vivienda y los derechos relacionados – se formó en la gran convergencia de la primera Conferencia Hábitat en Vancouver en 1976. Durante los 40 últimos años, HIC sigue inspirada, y comprometida en la defensa de la Agenda Hábitat y en su desarrollo en el marco normativo de derechos humanos para afrontar los desafíos del hábitat actuales.

En esta Conferencia Hábitat III, nos reunimos todas-os de nuevo en este momento de crisis.

Desde Hábitat II, nuestros miembros han sido testigos de un aumento de graves violaciones de derechos humanos a la vivienda y a la tierra, incluyendo desalojos forzosos y acaparamientos de tierra, por todo el planeta. Esta situación ha empeorado debido a la crisis financiera global, con grandes bancos e inversores capitalistas dando forma a nuestras ciudades mediante un modelo neoliberal liderado por el mercado, que aumenta las desigualdades y deforma la visión avanzada del derecho a la vivienda en Hábitat II. Como consecuencia, vemos desplazamientos de masas y una creciente desigualdad en las ciudades y sus alrededores por todo el planeta, con intereses privados echando a las personas vulnerables de sus hogares y tierras. Estos fenómenos de “urbanización” están relacionados con desplazamientos masivos de las áreas rurales en muchos países, donde grandes corporaciones e inversores están comprando o arrendando tierras y despojando a las personas de sus hogares y medios de vida, haciendo eco del grave delito de desplazamiento de población.

Nuestro hábitat Humano se enfrenta actualmente a una multitud de crisis convergentes: el fracaso de la política; la falta de respeto flagrante a los derechos humanos y principios generales de las leyes internacionales; las olas sin precedentes de desplazamiento, migración y refugiados; mercados sin regulación y desastres financieros cíclicos; un cambio climático amenazante; una disparidad mayor que nunca en la historia de riqueza y salarios; sistemas alimentarios dominados por corporaciones extranjeras y ajenos a los intereses de las personas y nutrición inadecuada; incremento incontrolado de población; insuficientes oportunidades de trabajo decente; y una urbanización desequilibrada que no solo estas crisis y desafíos, sino que los encarnan. El documento que resultará de Hábitat III debe ser una agenda global que sirva al propósito de resolver estos desafíos y crisis a los que se enfrenta el hábitat Humano. Sin embargo, con la pérdida del alcance y del concepto del hábitat humano, esta “Nueva Agenda Urbana”, concebida como guía solamente para la urbanización, aborda solo una parte del desafío del hábitat al que nos enfrentamos actualmente.

El proceso Hábitat, en sus inicios, reflejaba el mensaje de Estocolmo 1972: “Pertenecemos a un único planeta. Somos uno, ineludiblemente uno.” Esto fue una señal esperanzadora de que habíamos alcanzado un momento en el que lo moral, los intereses personales, y el conocimiento basado en la evidencia coincidían para guiar la acción necesaria basado en un cambio de comportamiento predecible. Recordamos el espíritu de Vancouver (1976) y los compromisos hechos en Estambul (1996), pero sin una evaluación seria de la implementación de aquellas promesas, este proceso Hábitat no tendría la capacidad ni la voluntad de aprender, ni de construirse sobre los esfuerzos hacia esta transformación prometida.

Por ejemplo, el Plan de Acción de Vancouver reconocía especialmente que:

Las ideologías de los estados se reflejan en sus políticas de asentamientos humanos. Siendo estas políticas instrumentos poderosos de cambio, no deben usarse para despojar a las personas de sus hogares y su tierra, o para acaparar privilegios y explotación (preámbulo, párrafo 3).

Solo necesitamos mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que esta advertencia ha pasado inadvertida. De hecho, las múltiples crisis globales nos dicen que la “Nueva Agenda Urbana” 2016 no aborda esta persistente realidad política. La nueva era prometida se nos sigue escapando, y el mundo actual está fuera de equilibrio de manera extrema. Como la visionaria Barbara Ward advirtió en la plenaria de Vancouver, “Cuando los intereses privados inclinan la balanza, estamos aplazando los costes y correcciones a las generaciones futuras.

“En Hábitat III, HIC llama de nuevo a los estados a mantener sus compromisos de Hábitat I y II y sus obligaciones vinculantes de derechos humanos. Mientras el documento que surge de Hábitat III contiene algún párrafo y desarrollo positivos, ignora los compromisos históricos hechos en Vancouver y Estambul, incluyendo “proteger y reparar los desalojos forzosos,” “combatir el sinhogarismo” y lograr ” el cumplimiento progresivo del derecho humano a una vivienda adecuada.” En esencia, Hábitat III ha reducido el alcance de la Agenda Hábitat, como refleja su título: “Nueva Agenda Urbana.” Plantea una visión futurista de un mundo exclusivamente urbano, no aborda las causas estructurales del proceso desequilibrado de urbanización y de vivienda inadecuada, ni trata de abordarlas. No han sido abordados de manera adecuada algunos temas críticos como: la producción alimentaria y los derechos de los pequeños agricultores; el rol crucial de la economía social, solidaria y de cuidado; la regulación de los mercados financieros e inmobiliarios; el acaparamiento de tierras y la protección de los derechos a la tierra de las comunidades; y la necesidad de cuestionar el actual marco macroeconómico y políticas y extranjeras que promueven la violación de derechos humanos. En el último borrador de la nueva agenda se han eliminado las referencias explícitas a la necesidad de fortalecer los procesos e instituciones democráticos incluidos en los borradores anteriores.

Mientras HIC celebra la inclusión de “atención especial…a… países y territorios bajo ocupación extranjera,” esta Agenda no ofrece ninguna medida efectiva para resolver ni esta situación ilegal, ni la destrucción de los hábitats humanos en guerra. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible dejaron este vacío que Hábitat III no ha llenado. También estamos decepcionadas-os por la omisión de los colectivos clave como LGBTQI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Queers e Intersexuales ) y el abandono de mitad de la humanidad que viven en áreas rurales y sufren las consecuencias de una urbanización y consumo de recursos incontrolados. Esta exclusión no es coherente con el compromiso de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de “no dejar nadie atrás.” La ausencia de un marco de responsabilidad y reparación en la “Nueva Agenda Urbana,” especialmente para las víctimas de los desplazamientos forzosos, desplazamientos, guerras, ocupación y crisis prolongadas también representa un gran inconveniente.

Quizás es demasiado tarde para rectificar el texto de la “Nueva Agenda Urbana.” Sin embargo, para que sea realmente significativa y transformadora, debe incorporar el marco de derechos humanos y las correspondientes obligaciones de los estados en su implementación, monitoreo y evaluación. Necesita el desarrollo de indicadores de derechos humanos en coherencia con las normas relevantes con el fin de lograr un desarrollo sostenible en las áreas urbanas y rurales y para “acabar con la pobreza en todas sus formas y dimensiones.” De otro modo, esta Agenda será simplemente un documento aspiracional sin ningún incentivo para operacionalizarla, y sin mecanismos para monitorear y evaluar su puesta en práctica. La implementación, monitoreo y evaluación efectivas deben alinearse con el sistema unitario de leyes y normas internacionales, incluyendo el Acuerdo de Paris sobre cambio climático y la Agenda 2030 en el nuevo Sistema de Desarrollo Sostenible de la ONU, e integrarse con el Sistema de Derechos Humanos de la ONU.

A medida que creamos nuestra visión colectiva de futuro, más allá de Hábitat III, desde HIC reiteramos la necesidad de que los estados – a través de todas sus esferas de gobierno-: armonicen la implementación de sus obligaciones de las leyes internacionales y, de manera correspondiente, cumplan con sus compromisos acumulados de la Agenda Hábitat; consulten e involucren de manera activa y efectiva a la sociedad civil, los movimientos de los pueblos, comunidades locales y a los gobiernos locales democráticos; adopten un orden macroeconómico justo (como se prometió en Hábitat II); e incorporen e implementen los principios de derechos humanos y el medio ambiente sostenible, la equidad de género, la no discriminación, la responsabilidad, las reparaciones por el daño hecho, la equidad intergeneracional con una atención especial a los derechos de las mujeres, niñas-os, jóvenes y personas mayores, además de personas con discapacidad, minorías sexuales, pueblos indígenas, pequeñas-os campesinas-os/agricultores, pastores, habitantes de los bosques, y pescadoras-es, entre otros.

HIC, junto a otros movimientos sociales, organizaciones de la sociedad civil y grupos comunitarios de todo el mundo reafirman su compromiso a seguir luchando y haciendo incidencia por el derecho a la ciudad dentro de un hábitat de derechos humanos, que permita la realización del “buen-vivir” (sumak kawsay) para todas-os, de manera independiente y más allá del proceso Hábitat y la autorización de los gobiernos. Seguimos buscando soluciones reales basadas en las comunidades y centradas en la gente para enfrentar las múltiples crisis a las que se enfrenta el hábitat humano, dando prioridad a la innovación local para que los costes y reparaciones sean acordes con las-os jóvenes de hoy y con las futuras generaciones.

Más allá de Hábitat III, los estados, a través de todas sus esferas de gobierno y autoridades, deben adoptar estrategias y políticas que regulen las transacciones globales financieras; eliminar o limitar los instrumentos financieros especulativos opacos; aumentar los impuestos a la especulación inmobiliaria; regular los alquileres; fortalecer la tenencia, la producción y financiación social de la vivienda y el hábitat; y prevenir la privatización de los bienes comunes, atacados por el modelo de desarrollo neoliberal.Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat, no una reducida agenda “urbana”, que reconozca que la urbanización en su forma actual no es inevitable o sostenible. Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat que respete el metabolismo hábitat del medio ambiente en las áreas rurales y urbanas.

Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat que reconozca el continuo de la experiencia del hábitat humano, que respete y asegure múltiples formas de tenencia de vivienda y tierra, donde las alianzas den prioridad a la gente y al interés público y que los estados apoyen la producción social del hábitat. Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat que reconozca y celebre, no criminalice, a los movimientos sociales y la participación popular y haga posible la coproducción de conocimiento, fortaleciendo las soluciones e innovaciones locales.Aspiramos a vivir en hábitats de derechos humanos compuestos por pueblos, territorios e instituciones democráticas. Con el fin de realizar esta visión del hábitat, nuestras comunidades insisten: “nada sobre nosotras-os sin nosotras-os.”

Quito, 16 de octubre de 2016

Día Internacional de la No violencia contra las mujeres

En el marco del Día Internacional de la No violencia contra las mujeres, desde Canoa salimos a las calles otra vez para exigir acciones concretas por parte del Estado, para que el silencio deje de ser la única respuesta ante nuestros reclamos.
El viernes 25 de noviembre a las 18 horas ocupamos el espacio público, rompiendo con la idea que todavía sigue respirándose: que los reclamos de las mujeres se resuelven puertas para adentro. Como dice Galeano “NOSOTRXS DECIMOS NO”, porque los espacios donde la violencia nos atraviesa por ser mujeres nada tienen que ver con lo privado: las calles, la Iglesia, el sistema de salud, el sistema judicial.
Marchamos porque entendemos que los femicidios siempre estuvieron, pero no siempre se nombraron, y hoy, pese a las calles que hemos ganado y los derechos que hemos conquistado, hay sectores que siguen implementando el silencio, y ese silencio se transforma en inacción. Salimos, también, porque creemos que la palabra femicidio, palabra que hemos construido para nombrar lo que hasta hace pocos años se denominaba “crimen pasional”, suena muy bien dicha, pero que en la práctica también se silencia, y mientras tanto, las mujeres seguimos apareciendo muertas, empaladas y violadas.
Salimos a las calles porque entendemos que el unísono grito colectivo de nuestras voces incomoda, interpela, desplaza de a poco a quienes creen que pueden hacer oído sordo a un reclamo que tiene años, plazas, calles y resistencias, y cuando nos encontramos y gritamos “Ni una menos, Vivas nos queremos” no lo tomamos como un slogan, sino como una política que falta, un grito que revela lo que se quiere minimizar con el silencio cómplice: 2324 femicidios desde el año 2008 hasta hoy, números que esconden historias, mujeres que hoy ya no son.
Nos convocamos, entonces, entendiéndonos como actorxs participantes de esta construcción colectiva que se genera en cada día en que elegimos encontrarnos, siendo conscientes que el camino no es fácil, pero mediante las redes que vamos tejiendo podemos decir lo que se quiere ocultar: este año 230 mujeres no están.
Exigimos, entonces, como lo hicieron las hermanas Mirabal cuando se enfrentaron a la dictadura de Rafael Trujillo en República Dominicana. Seguimos su lucha, encontrándonos y visibilizando-nos, en otro contexto, pero con la misma convicción, pronunciando fuerte tres palabras que resignificamos con sentido político: VIVAS NOS QUEREMOS.
Por eso, demandamos en carácter de urgente la inmediata Declaración Nacional de Emergencia por Violencia de Género, implementación completa de la Ley 26485 y Patrocinio Gratuito, y resistimos en este contexto los intentos de corromper silenciosamente las políticas que hemos construido y conquistado en todos estos años.
#NIUNAMENOS
#VIVASNOSQUEREMOS

 

Un debate regional en torno a la Economía Social

“El rol protagónico de la Economía Social y Solidaria y su vinculación con los marcos legales de la región”, taller regional realizado en noviembre del 2014 en Santa Fe, organizado y convocado por el Foro Provincial de Economía Social.

El encuentro tuvo como objetivo visibilizar los procesos transformadores de la economía social en distintas países de la región. En ese sentido se orientó el debate y la reflexión sobre la necesidad de construcción de marcos regulatorios y de políticas públicas que promuevan y fortalezcan estos procesos con una lógica de largo plazo, sin depender de las voluntades de las gestiones políticas de turno.

La actividad fue organizada en el marco de la “Segunda Feria Provincial de Economía Social de de Santa Fe” en articulación con la Sub-secretaría de Economía Social de la provincia, en el proceso de presentación y discusión de un proyecto de ley de Economía Social y Solidaria de la Provincia.

 

Una economía con dimensión humana

Entrevista a Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, docente en la Universidad de la República. Propone pensar a la economía solidaria como una práctica ligada a los principios de justicia social, democracia participativa y equidad de género.

El marco de la entrevista fue el desarrollo del taller “El rol protagónico de la Economía Social y Solidaria y su vinculación con los marcos legales de la región”, realizado el 22 de noviembre de 2014 en la ciudad de Santa Fe.
Allí Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, magíster en Ciencias Sociales del trabajo y Doctor en Ciencias Humanas, realizó aportes para la reflexión y debate en torno a los procesos de economía social y solidaria que se están desarrollando a nivel local y provincial.
¿Cuales son las claves desde donde pensar la economía solidaria?
“Tenemos que reflexionar sobre la identidad de la economía solidaria más que una definición de unas pocas palabras y yo creo que el propio término nos da algunos indicios. Esta necesidad de incorporar la economía, o sea, la fase de producción distribución y consumo y de acumulación bajo una lógica solidaria. O dicho, de otra manera, cómo la solidaridad se convierte en un valor fundamental a la hora de pensar cómo producimos, distribuimos, consumimos y acumulamos. Y en ese sentido la economía solidaria, es una propuesta que pone acento en una práctica ligada por una serie de principios y de valores, por ejemplo, son la justicia social, la participación democrática más plena posible, el cuidado del ambiente, una participación equitativa desde el punto de vista del género. Y en los últimos años se ha ido conformando un movimiento que impulsa una economía de carácter alternativo llevada adelante por diversas organizaciones, muchas veces de productores, otras veces de usuarios o de consumidores, que están dispuestos a demostrar cómo se puede ser eficiente económicamente pero también social y ambientalmente”.

Trabajo y asociativismo
¿Qué rol juega el capital?
“El capital es un factor económico importante para todos los emprendimientos por lo tanto los emprendimientos de economía solidaria necesitan capital y tienen mecanismos para conseguirlo ya sea en el mercado o en el conjunto de la economía”, explica Guerra. “A diferencia de las economías capitalistas, donde el capital se convierte en el factor organizador que contrata al resto de los factores y que los somete a su lógica; en la economía solidaria los factores organizadores son el trabajo, y la asociatividad. Son estos dos factores los que deben organizar e impactar sobre el capital, las finanzas, los medios de producción o la tecnología”.

Lo pequeño es hermoso
¿Cómo contribuye a pensar los procesos de economía solidaria, la idea de que “lo pequeño es hermoso”?
“Lo pequeño es hermoso, Small Is Beautiful, es el titulo de una obra muy importante de un economista alemán, Ernst Schumacher, que yo lo vincularía con el titulo de otra obra que es “Desarrollo a escala humana” (Manfred A. Max-Neef) que de alguna manera ponen el énfasis sobre cómo desde el punto de vista de la economía solidaria, lo pequeño, lo generado desde las bases, con nivel territorial, conservando un espíritu humano, con niveles de participación en las diferentes organizaciones se pueden cultivar y pueden generar una identidad muy progresiva en términos económicos. Así, la mejor forma de vivenciar ésto es reconocer las grandes virtudes de los pequeños negocios de los pequeños emprendimientos, que tratan justamente desde lo pequeño desde lo puntual, cambiar el mundo; sabiendo que eso es posible en la medida en que otros tantos pequeños emprendimientos estén realizando un trabajo en ese sentido.

Entonces es fundamental el trabajo en redes…
Exacto, la importancia de trabajar en red, buscando la manera en que los emprendimientos familiares, o los de base territorial deben articular con otros, tejiendo redes, que permitan generar un sistema de encadenamiento de negocios participativos y que además permitan generar un movimiento de economía solidaria a nivel social que sea escuchado en los diversos ámbitos de negociación política.
Lo que nos lleva a hablar de la importancia de un encuadre legal y de la necesidad de un respaldo en el plano de las políticas públicas…
“Las políticas publicas estatales de promoción de las economías solidarias son de muchísima importancia, porque en los hechos lo que nosotros observamos es que en todos nuestros pueblos ciudades o países, hay infinidad de emprendimientos asociativos, de experiencias que están levantando las banderas de la justicia social y que se encuentran muchas veces abandonados, en una situación crítica, que con un poco de ayuda, motivación y con instrumentos apropiados pueden dar un gran paso y convertirse en un instrumento potente que satisfagan de mejor manera las necesidades de sus integrantes. Y en ese sentido creo que las legislaciones en economía solidaria más allá de hacer un aporte especifico para el crecimiento del sector, están colaborando muchísimo para darle visibilidad a un sector que es distinto tanto al privado capitalista como al público estatal. Entonces eso de decir “señores, atención, aquí hay un sector económico con una identidad específica” es algo que la elaboración de una ley puede contribuir a visibilizar”.

 

UNA ECONOMÍA CON DIMENSIÓN HUMANA

Entrevista a Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, docente en la Universidad de la República. Propone pensar a la economía solidaria como una práctica ligada a los principios de justicia social, democracia participativa y equidad de género.

El marco de la entrevista fue el desarrollo del taller “El rol protagónico de la Economía Social y Solidaria y su vinculación con los marcos legales de la región”, realizado el 22 de noviembre de 2014 en la ciudad de Santa Fe.
Allí Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, magíster en Ciencias Sociales del trabajo y Doctor en Ciencias Humanas, realizó aportes para la reflexión y debate en torno a los procesos de economía social y solidaria que se están desarrollando a nivel local y provincial.
¿Cuales son las claves desde donde pensar la economía solidaria?
“Tenemos que reflexionar sobre la identidad de la economía solidaria más que una definición de unas pocas palabras y yo creo que el propio término nos da algunos indicios. Esta necesidad de incorporar la economía, o sea, la fase de producción distribución y consumo y de acumulación bajo una lógica solidaria. O dicho, de otra manera, cómo la solidaridad se convierte en un valor fundamental a la hora de pensar cómo producimos, distribuimos, consumimos y acumulamos. Y en ese sentido la economía solidaria, es una propuesta que pone acento en una práctica ligada por una serie de principios y de valores, por ejemplo, son la justicia social, la participación democrática más plena posible, el cuidado del ambiente, una participación equitativa desde el punto de vista del género. Y en los últimos años se ha ido conformando un movimiento que impulsa una economía de carácter alternativo llevada adelante por diversas organizaciones, muchas veces de productores, otras veces de usuarios o de consumidores, que están dispuestos a demostrar cómo se puede ser eficiente económicamente pero también social y ambientalmente”.

Trabajo y asociativismo
¿Qué rol juega el capital?
“El capital es un factor económico importante para todos los emprendimientos por lo tanto los emprendimientos de economía solidaria necesitan capital y tienen mecanismos para conseguirlo ya sea en el mercado o en el conjunto de la economía”, explica Guerra. “A diferencia de las economías capitalistas, donde el capital se convierte en el factor organizador que contrata al resto de los factores y que los somete a su lógica; en la economía solidaria los factores organizadores son el trabajo, y la asociatividad. Son estos dos factores los que deben organizar e impactar sobre el capital, las finanzas, los medios de producción o la tecnología”.

Lo pequeño es hermoso
¿Cómo contribuye a pensar los procesos de economía solidaria, la idea de que “lo pequeño es hermoso”?
“Lo pequeño es hermoso, Small Is Beautiful, es el titulo de una obra muy importante de un economista alemán, Ernst Schumacher, que yo lo vincularía con el titulo de otra obra que es “Desarrollo a escala humana” (Manfred A. Max-Neef) que de alguna manera ponen el énfasis sobre cómo desde el punto de vista de la economía solidaria, lo pequeño, lo generado desde las bases, con nivel territorial, conservando un espíritu humano, con niveles de participación en las diferentes organizaciones se pueden cultivar y pueden generar una identidad muy progresiva en términos económicos. Así, la mejor forma de vivenciar ésto es reconocer las grandes virtudes de los pequeños negocios de los pequeños emprendimientos, que tratan justamente desde lo pequeño desde lo puntual, cambiar el mundo; sabiendo que eso es posible en la medida en que otros tantos pequeños emprendimientos estén realizando un trabajo en ese sentido.

Entonces es fundamental el trabajo en redes…
Exacto, la importancia de trabajar en red, buscando la manera en que los emprendimientos familiares, o los de base territorial deben articular con otros, tejiendo redes, que permitan generar un sistema de encadenamiento de negocios participativos y que además permitan generar un movimiento de economía solidaria a nivel social que sea escuchado en los diversos ámbitos de negociación política.
Lo que nos lleva a hablar de la importancia de un encuadre legal y de la necesidad de un respaldo en el plano de las políticas públicas…
“Las políticas publicas estatales de promoción de las economías solidarias son de muchísima importancia, porque en los hechos lo que nosotros observamos es que en todos nuestros pueblos ciudades o países, hay infinidad de emprendimientos asociativos, de experiencias que están levantando las banderas de la justicia social y que se encuentran muchas veces abandonados, en una situación crítica, que con un poco de ayuda, motivación y con instrumentos apropiados pueden dar un gran paso y convertirse en un instrumento potente que satisfagan de mejor manera las necesidades de sus integrantes. Y en ese sentido creo que las legislaciones en economía solidaria más allá de hacer un aporte especifico para el crecimiento del sector, están colaborando muchísimo para darle visibilidad a un sector que es distinto tanto al privado capitalista como al público estatal. Entonces eso de decir “señores, atención, aquí hay un sector económico con una identidad específica” es algo que la elaboración de una ley puede contribuir a visibilizar”.

 

Proyecto “Centros de día”

A través de la firma de un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, durante el 2014 desarrollamos el proyecto “Centros de día” junto a tres instituciones de la ciudad de Santa Fe: el Hogar puertas abiertas “María Auxiliadora” de barrio Belgrano y los Centros de Días “Por una Mejor Comunidad” de barrio Villa del Parque y “Nuestra Señora del Rosario” de Pompeya.

En ese marco llevamos adelante dos líneas de trabajo: fortalecimiento institucional y los talleres con adolescentes y jóvenes.

Según lo establecido en el Decreto provincial 1497 del año 2011 “los Centros de Día están destinados a jóvenes y adolescentes con dificultades para incluirse en las distintas instituciones educativas, deportivas, de salud, etc. Son espacios de andamiaje, soporte y puente que los aloja en la situación en que están y a partir del cual pueden crear lazos que favorezcan su inclusión en distintos espacios sociales, culturales, productivos y educativos”

En tal sentido como organización planteamos propuestas de trabajo y dinámicas, respetuosos de los procesos institucionales de cada uno de los Centros, a fin de lograr los objetivos acordados.

En relación a la línea de “Fortalecimiento Institucional” nos planteamos como objetivo, la construcción de un proceso de acompañamiento a los Centros de día, para su consolidación y/o transformación en espacios territoriales de construcción colectiva, democrática e inclusiva en el trabajo con niños/as, adolescentes y jóvenes.

Los   talleres con jóvenes y adolescentes tuvieron por objetivo, procurar procesos de ciudadanía activa en jóvenes a través de la generación espacios lúdicos, de expresión artística y recreación.

Como organización que trabaja desde la perspectiva de la Educación Popular, las estrategias y actividades buscaron aportar a la construcción de identidades individuales y colectivas de los jóvenes generando participación y organización juvenil.

Los talleres, que tuvieron una impronta promoviendo la expresión y la participación artística, cultural y comunicacional de los jóvenes y adolescentes en pos de fortalecer lazos y relaciones que aporten a la construcción de identidades colectivas en la comunidad.

 

Biothane is a material that is really very resilient

You will be glad you did!I like yr picture the seedlings, sooo adorable. Nice work. I can vouch for the enthusiasim of green beans. While wearing that muzzle, your dogs can still drink water and pant. This is where the biothane muzzle differs from the other muzzles announced for the market. Biothane is a material that is really very resilient.

Hermes Belts Replica There are so many options in fashionable hair accessories. The sky is really the limit here, and you can choose from different braids and headbands, bows and ribbons, clips and curlers, and much, much more. You ought to have many hair accessories as part of your look. Hermes Belts Replica

Hermes Birkin Replica But it not over. Today in a Toronto court, Khurrum Awan is suing me for critical comments I wrote at the Maclean hearing in 2008. I said nothing that hadn been said by many critics across the political spectrum, who universally condemned the nuisance suit. Hermes Birkin Replica

Hermes Replica While this is easier to say than do, but with practice and the continual habit formation of doing so, you will be at a new level in no time. I tend to find that when I do more for people than I was paid or even if I just did something for free (out of kindness); I tend to get rewarded for it. I don’t just mean the good feeling you get when you perform a good act. Hermes Replica

Hermes Replica Handbags Martina’s biggest fear in life is, in fact, the sea. She is petrified of what might be in it. She never goes out of her depth despite being a good swimmer. Details of the price for different weights and purities of precious metals are on national mint websites, for example the United States and Canadian Mints. This is the safest source for buying gold bars and coins because the weight, purity, and content have been guaranteed by the government mint. These products are accepted worldwide as being genuine. Hermes Replica Handbags

Replica Hermes Birkin Replica Hermes Handbags Replica Hermes Handbags Replica Hermes You will get best business promotion after hiring Quick Media Solution for your business promotion. But, you must admit the fact adopting a kid is not an easier challenge. This is true that the process verifies your martial status to income and when you find that every term you are able to fulfill, then only you may go for it. Replica Hermes

Hermes Replica Bags “A letter from BMAG keeper, Richard Lockett (1988) states that he considers this painting to have been done in Poussin studio and, therefore, in Paris some time in the late seventeenth century. Another version was sold, Sotheby 4 April 1984, lot 270, as attrib. To Coypel. Hermes Replica Bags

Hermes Handbags At 70, he remains a masterful storyteller, infinitely curious and as quick with a quip as Kyrie Irving’s first step to the hoop. What’s gone is the nightly entertainment race that ruled his life for 33 years. There was a time, even he’ll admit, when he cared about nothing more than that TV show. Hermes Handbags

Fake Hermes Bags Facebook has been called the potential Google killer. With over half a billion users worldwide, the key for this coming to fruition relies on users changing behaviour ie searching for information via friends and family as opposed to using search. I don’t necessarily think the common user will exclusively exchange one behaviour for another Fake Hermes Bags.

She would then copy them and file them away for later

And all cultures have retreats, or, times to go into the woods. This doesn’t resemble that. We are invisible. Adding baskets, shoe racks and belt and tie racks will help ensure that you have a place for everything. A wall mounted jewelry organizer is a great way to keep all of your favorite accessories within easy reach and always on display. One could also consider over the door jewelry organizers for an effective jewelry storage solution.

Hermes Bags Replica Kirk, as you can probably tell, its a slow day at the office but it gives me a chance to catch up on your posts. This is a great recipe and the first time I tasted this was at a restaurant in Los Angeles called Il Moro. I happened upon a similar recipe in Ruth Reichl book Garlic and Sapphires. Hermes Bags Replica

Fake Hermes Bags All might have ended quietly were it not for the diamond necklace. Made by the crown jewellers, they had over extended themselves greatly, and were horrified when the queen turned down the gaudy piece 647 diamonds, weighing 2,800 carats. Jeanne persuaded Rohan that in fact the queen was forbidden from purchasing it by the parsimonious king. Fake Hermes Bags

Hermes Handbags Replica Primary colors red, blue and yellow should be matched with secondary colors. Since primary colors are bright, they need to be offset with something subtle so as to avoid a color clash. On the other hand, if you’re working with black, white, or neutral colored outfits, go crazy with your jewels!. Hermes Handbags Replica

Replica Hermes Bags For those settled abroad and want to invest foreign funds, this is the best account. Some of the NRI accounts also come with certain features, wherein nominated NRI’s or residents can have access to the account and its funds. She has considerable information on the different modes to transfer money online. Replica Hermes Bags

Hermes Birkin Replica I find it disappointing that congress would go back on their promise for something that was so important. I guess we can add this flat out lie to the list of all the other misdirection tactics used against the American population, Mission Accomplished, Weapons of Mass Destruction, oh yeah and the first time we heard Osama Bin Laden is dead. Congress needs to stop being so short sighted and start being upfront with the American people. Hermes Birkin Replica

Hermes Belt Replica Wait for fifteen to twenty minutes to wash your face. Another kind of honey mask that can be made at home includes honey with many other ingredients. These include eggs, apples, orange juice, oatmeal, cucumber, milk, bananas, Aloe Vera, avocados, carrots, cream cheese, melons, and pawpaw among others. Hermes Belt Replica

Hermes Replica Replica Hermes Hermes Replica Birkin Hermes Replica Bags If my mom had a Twitter account, she might go to the site to see if other users had posted recipes that she was interested in. She would then copy them and file them away for later. She might also check to see what topics are trending so that she would have something to talk about with Dad, my sisters, or her friends. Hermes Replica Bags

Hermes Replica Handbags Step 1: Tie the top section of your hair at the crown into a half pony tail, using a transparent hair elastic. Then take the hair from both sides of your head (close to the temples) and make a basic knot right on top of the hair elastic. Use this tips and get awesome styles in short period of time Hermes Replica Handbags.

I have started using it to treat my cellulite by being

Hermes Replica Birkin Replica Hermes Birkin Replica Hermes Handbags With this in mind, many people are selling cheap handbags to suffice the needs of every woman around the world. Even a plain homemaker buys a set of handbags and stored in their closets for future use. It is not good for if you are just going to buy impulsively.

Replica Hermes Birkin It was the sort of way that David Gower or Mark Waugh might get out, but they were worth it. Is Malan? I’m not so sure.4. Rabada vs Stokes will rumble on Even in the rarified air of Test cricket there are contests that elevate the game to another level. Replica Hermes Birkin

Hermes Replica Mostly that because the film, written by Ken Nolan and Eric Warren Singer, is burning up with cliches and laughable dialogue. There are insane moments, like Brolin staring at a distant wildfire and saying meaningfully, are you doing? What are you up to? like he a wildfire whisperer. Or Andie MacDowell, a wife of a fire honcho, telling another firefighter spouse: not easy sharing your man with a fire. Hermes Replica

Hermes Handbags But let’s strip the issue back even further. In the UAE, the word “expat” doesn’t simply refer to a handful of Brits drinking pink gin in a foreign country. Here, it’s used to describe 90 per cent of the population. Orange crocodile Hermes Kelly purse takes the style of Herms Kelly bag, elegant and exquisite. The orange color is one of the classic colors of Hermes bags. How can fans who love Hermes Kelly much resist this kind of temptation? Perhaps just because of this, Hermes group hold the mentality of the public and promote this product. Hermes Handbags

Hermes Bags Replica 5 Make certain you select a reliable setting for the stud earrings. Some configurations, like the crown style setting, are poorly balanced, tugging the stud stud forward and developing a droopy look. The very best configurations the 3 prong martini style or four prong basket style pull the middle of gravity back, making the stud stud fit snuggly and superbly upon your ear. Hermes Bags Replica

Fake Hermes Bags I still keep in touch with my best friend from that deployment and sometimes do searches for the airmen I was lucky enough to have gotten to know on that hot summer deployment. I salute you all and wish the best for you, “Blue 4 Gang”. God Bless and keep you.. Fake Hermes Bags

Hermes Birkin Replica After my shower, I will melt a small amount in between my palms and massage literally from head to toe. I knew it was working when my daughter commented on how soft my skin is (she never did before). I have started using it to treat my cellulite by being creative and making my very own anti cellulite lotion made of coconut oil and coffee grinds. Hermes Birkin Replica

Replica Hermes Life can get overwhelming for young ballet dancers as they learn to balance their training workload with school and family demands. But I hope that ballet continues to make you love life more. Rest when you need to, so you can excel in your ballet classes and always be aware of ballet injury prevention.. Replica Hermes

Hermes Replica Handbags No matter what your reason for not liking helmets, an important thing to remember is to get the correct fitting helmet. More often than not people wear helmets that are too big, too small, or too clunky and they get put off from wearing them for good. By getting fit for the right helmet you are already taking the right step into enjoying riding while wearing one Hermes Replica Handbags.