Declaración de HIC en Quito: Hacia un Hábitat de Derechos Humanos

udpiy0v7

La Coalición Internacional del Hábitat (HIC) – el movimiento global de más de 400 miembros que trabajan por los derechos humanos del hábitat, la tierra, la vivienda y los derechos relacionados – se formó en la gran convergencia de la primera Conferencia Hábitat en Vancouver en 1976. Durante los 40 últimos años, HIC sigue inspirada, y comprometida en la defensa de la Agenda Hábitat y en su desarrollo en el marco normativo de derechos humanos para afrontar los desafíos del hábitat actuales.

En esta Conferencia Hábitat III, nos reunimos todas-os de nuevo en este momento de crisis.

Desde Hábitat II, nuestros miembros han sido testigos de un aumento de graves violaciones de derechos humanos a la vivienda y a la tierra, incluyendo desalojos forzosos y acaparamientos de tierra, por todo el planeta. Esta situación ha empeorado debido a la crisis financiera global, con grandes bancos e inversores capitalistas dando forma a nuestras ciudades mediante un modelo neoliberal liderado por el mercado, que aumenta las desigualdades y deforma la visión avanzada del derecho a la vivienda en Hábitat II. Como consecuencia, vemos desplazamientos de masas y una creciente desigualdad en las ciudades y sus alrededores por todo el planeta, con intereses privados echando a las personas vulnerables de sus hogares y tierras. Estos fenómenos de “urbanización” están relacionados con desplazamientos masivos de las áreas rurales en muchos países, donde grandes corporaciones e inversores están comprando o arrendando tierras y despojando a las personas de sus hogares y medios de vida, haciendo eco del grave delito de desplazamiento de población.

Nuestro hábitat Humano se enfrenta actualmente a una multitud de crisis convergentes: el fracaso de la política; la falta de respeto flagrante a los derechos humanos y principios generales de las leyes internacionales; las olas sin precedentes de desplazamiento, migración y refugiados; mercados sin regulación y desastres financieros cíclicos; un cambio climático amenazante; una disparidad mayor que nunca en la historia de riqueza y salarios; sistemas alimentarios dominados por corporaciones extranjeras y ajenos a los intereses de las personas y nutrición inadecuada; incremento incontrolado de población; insuficientes oportunidades de trabajo decente; y una urbanización desequilibrada que no solo estas crisis y desafíos, sino que los encarnan. El documento que resultará de Hábitat III debe ser una agenda global que sirva al propósito de resolver estos desafíos y crisis a los que se enfrenta el hábitat Humano. Sin embargo, con la pérdida del alcance y del concepto del hábitat humano, esta “Nueva Agenda Urbana”, concebida como guía solamente para la urbanización, aborda solo una parte del desafío del hábitat al que nos enfrentamos actualmente.

El proceso Hábitat, en sus inicios, reflejaba el mensaje de Estocolmo 1972: “Pertenecemos a un único planeta. Somos uno, ineludiblemente uno.” Esto fue una señal esperanzadora de que habíamos alcanzado un momento en el que lo moral, los intereses personales, y el conocimiento basado en la evidencia coincidían para guiar la acción necesaria basado en un cambio de comportamiento predecible. Recordamos el espíritu de Vancouver (1976) y los compromisos hechos en Estambul (1996), pero sin una evaluación seria de la implementación de aquellas promesas, este proceso Hábitat no tendría la capacidad ni la voluntad de aprender, ni de construirse sobre los esfuerzos hacia esta transformación prometida.

Por ejemplo, el Plan de Acción de Vancouver reconocía especialmente que:

Las ideologías de los estados se reflejan en sus políticas de asentamientos humanos. Siendo estas políticas instrumentos poderosos de cambio, no deben usarse para despojar a las personas de sus hogares y su tierra, o para acaparar privilegios y explotación (preámbulo, párrafo 3).

Solo necesitamos mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que esta advertencia ha pasado inadvertida. De hecho, las múltiples crisis globales nos dicen que la “Nueva Agenda Urbana” 2016 no aborda esta persistente realidad política. La nueva era prometida se nos sigue escapando, y el mundo actual está fuera de equilibrio de manera extrema. Como la visionaria Barbara Ward advirtió en la plenaria de Vancouver, “Cuando los intereses privados inclinan la balanza, estamos aplazando los costes y correcciones a las generaciones futuras.

“En Hábitat III, HIC llama de nuevo a los estados a mantener sus compromisos de Hábitat I y II y sus obligaciones vinculantes de derechos humanos. Mientras el documento que surge de Hábitat III contiene algún párrafo y desarrollo positivos, ignora los compromisos históricos hechos en Vancouver y Estambul, incluyendo “proteger y reparar los desalojos forzosos,” “combatir el sinhogarismo” y lograr ” el cumplimiento progresivo del derecho humano a una vivienda adecuada.” En esencia, Hábitat III ha reducido el alcance de la Agenda Hábitat, como refleja su título: “Nueva Agenda Urbana.” Plantea una visión futurista de un mundo exclusivamente urbano, no aborda las causas estructurales del proceso desequilibrado de urbanización y de vivienda inadecuada, ni trata de abordarlas. No han sido abordados de manera adecuada algunos temas críticos como: la producción alimentaria y los derechos de los pequeños agricultores; el rol crucial de la economía social, solidaria y de cuidado; la regulación de los mercados financieros e inmobiliarios; el acaparamiento de tierras y la protección de los derechos a la tierra de las comunidades; y la necesidad de cuestionar el actual marco macroeconómico y políticas y extranjeras que promueven la violación de derechos humanos. En el último borrador de la nueva agenda se han eliminado las referencias explícitas a la necesidad de fortalecer los procesos e instituciones democráticos incluidos en los borradores anteriores.

Mientras HIC celebra la inclusión de “atención especial…a… países y territorios bajo ocupación extranjera,” esta Agenda no ofrece ninguna medida efectiva para resolver ni esta situación ilegal, ni la destrucción de los hábitats humanos en guerra. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible dejaron este vacío que Hábitat III no ha llenado. También estamos decepcionadas-os por la omisión de los colectivos clave como LGBTQI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Queers e Intersexuales ) y el abandono de mitad de la humanidad que viven en áreas rurales y sufren las consecuencias de una urbanización y consumo de recursos incontrolados. Esta exclusión no es coherente con el compromiso de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de “no dejar nadie atrás.” La ausencia de un marco de responsabilidad y reparación en la “Nueva Agenda Urbana,” especialmente para las víctimas de los desplazamientos forzosos, desplazamientos, guerras, ocupación y crisis prolongadas también representa un gran inconveniente.

Quizás es demasiado tarde para rectificar el texto de la “Nueva Agenda Urbana.” Sin embargo, para que sea realmente significativa y transformadora, debe incorporar el marco de derechos humanos y las correspondientes obligaciones de los estados en su implementación, monitoreo y evaluación. Necesita el desarrollo de indicadores de derechos humanos en coherencia con las normas relevantes con el fin de lograr un desarrollo sostenible en las áreas urbanas y rurales y para “acabar con la pobreza en todas sus formas y dimensiones.” De otro modo, esta Agenda será simplemente un documento aspiracional sin ningún incentivo para operacionalizarla, y sin mecanismos para monitorear y evaluar su puesta en práctica. La implementación, monitoreo y evaluación efectivas deben alinearse con el sistema unitario de leyes y normas internacionales, incluyendo el Acuerdo de Paris sobre cambio climático y la Agenda 2030 en el nuevo Sistema de Desarrollo Sostenible de la ONU, e integrarse con el Sistema de Derechos Humanos de la ONU.

A medida que creamos nuestra visión colectiva de futuro, más allá de Hábitat III, desde HIC reiteramos la necesidad de que los estados – a través de todas sus esferas de gobierno-: armonicen la implementación de sus obligaciones de las leyes internacionales y, de manera correspondiente, cumplan con sus compromisos acumulados de la Agenda Hábitat; consulten e involucren de manera activa y efectiva a la sociedad civil, los movimientos de los pueblos, comunidades locales y a los gobiernos locales democráticos; adopten un orden macroeconómico justo (como se prometió en Hábitat II); e incorporen e implementen los principios de derechos humanos y el medio ambiente sostenible, la equidad de género, la no discriminación, la responsabilidad, las reparaciones por el daño hecho, la equidad intergeneracional con una atención especial a los derechos de las mujeres, niñas-os, jóvenes y personas mayores, además de personas con discapacidad, minorías sexuales, pueblos indígenas, pequeñas-os campesinas-os/agricultores, pastores, habitantes de los bosques, y pescadoras-es, entre otros.

HIC, junto a otros movimientos sociales, organizaciones de la sociedad civil y grupos comunitarios de todo el mundo reafirman su compromiso a seguir luchando y haciendo incidencia por el derecho a la ciudad dentro de un hábitat de derechos humanos, que permita la realización del “buen-vivir” (sumak kawsay) para todas-os, de manera independiente y más allá del proceso Hábitat y la autorización de los gobiernos. Seguimos buscando soluciones reales basadas en las comunidades y centradas en la gente para enfrentar las múltiples crisis a las que se enfrenta el hábitat humano, dando prioridad a la innovación local para que los costes y reparaciones sean acordes con las-os jóvenes de hoy y con las futuras generaciones.

Más allá de Hábitat III, los estados, a través de todas sus esferas de gobierno y autoridades, deben adoptar estrategias y políticas que regulen las transacciones globales financieras; eliminar o limitar los instrumentos financieros especulativos opacos; aumentar los impuestos a la especulación inmobiliaria; regular los alquileres; fortalecer la tenencia, la producción y financiación social de la vivienda y el hábitat; y prevenir la privatización de los bienes comunes, atacados por el modelo de desarrollo neoliberal.Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat, no una reducida agenda “urbana”, que reconozca que la urbanización en su forma actual no es inevitable o sostenible. Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat que respete el metabolismo hábitat del medio ambiente en las áreas rurales y urbanas.

Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat que reconozca el continuo de la experiencia del hábitat humano, que respete y asegure múltiples formas de tenencia de vivienda y tierra, donde las alianzas den prioridad a la gente y al interés público y que los estados apoyen la producción social del hábitat. Necesitamos una Nueva Agenda Hábitat que reconozca y celebre, no criminalice, a los movimientos sociales y la participación popular y haga posible la coproducción de conocimiento, fortaleciendo las soluciones e innovaciones locales.Aspiramos a vivir en hábitats de derechos humanos compuestos por pueblos, territorios e instituciones democráticas. Con el fin de realizar esta visión del hábitat, nuestras comunidades insisten: “nada sobre nosotras-os sin nosotras-os.”

Quito, 16 de octubre de 2016

Día Internacional de la No violencia contra las mujeres

En el marco del Día Internacional de la No violencia contra las mujeres, desde Canoa salimos a las calles otra vez para exigir acciones concretas por parte del Estado, para que el silencio deje de ser la única respuesta ante nuestros reclamos.
El viernes 25 de noviembre a las 18 horas ocupamos el espacio público, rompiendo con la idea que todavía sigue respirándose: que los reclamos de las mujeres se resuelven puertas para adentro. Como dice Galeano “NOSOTRXS DECIMOS NO”, porque los espacios donde la violencia nos atraviesa por ser mujeres nada tienen que ver con lo privado: las calles, la Iglesia, el sistema de salud, el sistema judicial.
Marchamos porque entendemos que los femicidios siempre estuvieron, pero no siempre se nombraron, y hoy, pese a las calles que hemos ganado y los derechos que hemos conquistado, hay sectores que siguen implementando el silencio, y ese silencio se transforma en inacción. Salimos, también, porque creemos que la palabra femicidio, palabra que hemos construido para nombrar lo que hasta hace pocos años se denominaba “crimen pasional”, suena muy bien dicha, pero que en la práctica también se silencia, y mientras tanto, las mujeres seguimos apareciendo muertas, empaladas y violadas.
Salimos a las calles porque entendemos que el unísono grito colectivo de nuestras voces incomoda, interpela, desplaza de a poco a quienes creen que pueden hacer oído sordo a un reclamo que tiene años, plazas, calles y resistencias, y cuando nos encontramos y gritamos “Ni una menos, Vivas nos queremos” no lo tomamos como un slogan, sino como una política que falta, un grito que revela lo que se quiere minimizar con el silencio cómplice: 2324 femicidios desde el año 2008 hasta hoy, números que esconden historias, mujeres que hoy ya no son.
Nos convocamos, entonces, entendiéndonos como actorxs participantes de esta construcción colectiva que se genera en cada día en que elegimos encontrarnos, siendo conscientes que el camino no es fácil, pero mediante las redes que vamos tejiendo podemos decir lo que se quiere ocultar: este año 230 mujeres no están.
Exigimos, entonces, como lo hicieron las hermanas Mirabal cuando se enfrentaron a la dictadura de Rafael Trujillo en República Dominicana. Seguimos su lucha, encontrándonos y visibilizando-nos, en otro contexto, pero con la misma convicción, pronunciando fuerte tres palabras que resignificamos con sentido político: VIVAS NOS QUEREMOS.
Por eso, demandamos en carácter de urgente la inmediata Declaración Nacional de Emergencia por Violencia de Género, implementación completa de la Ley 26485 y Patrocinio Gratuito, y resistimos en este contexto los intentos de corromper silenciosamente las políticas que hemos construido y conquistado en todos estos años.
#NIUNAMENOS
#VIVASNOSQUEREMOS

 

Un debate regional en torno a la Economía Social

“El rol protagónico de la Economía Social y Solidaria y su vinculación con los marcos legales de la región”, taller regional realizado en noviembre del 2014 en Santa Fe, organizado y convocado por el Foro Provincial de Economía Social.

El encuentro tuvo como objetivo visibilizar los procesos transformadores de la economía social en distintas países de la región. En ese sentido se orientó el debate y la reflexión sobre la necesidad de construcción de marcos regulatorios y de políticas públicas que promuevan y fortalezcan estos procesos con una lógica de largo plazo, sin depender de las voluntades de las gestiones políticas de turno.

La actividad fue organizada en el marco de la “Segunda Feria Provincial de Economía Social de de Santa Fe” en articulación con la Sub-secretaría de Economía Social de la provincia, en el proceso de presentación y discusión de un proyecto de ley de Economía Social y Solidaria de la Provincia.

 

Una economía con dimensión humana

Entrevista a Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, docente en la Universidad de la República. Propone pensar a la economía solidaria como una práctica ligada a los principios de justicia social, democracia participativa y equidad de género.

El marco de la entrevista fue el desarrollo del taller “El rol protagónico de la Economía Social y Solidaria y su vinculación con los marcos legales de la región”, realizado el 22 de noviembre de 2014 en la ciudad de Santa Fe.
Allí Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, magíster en Ciencias Sociales del trabajo y Doctor en Ciencias Humanas, realizó aportes para la reflexión y debate en torno a los procesos de economía social y solidaria que se están desarrollando a nivel local y provincial.
¿Cuales son las claves desde donde pensar la economía solidaria?
“Tenemos que reflexionar sobre la identidad de la economía solidaria más que una definición de unas pocas palabras y yo creo que el propio término nos da algunos indicios. Esta necesidad de incorporar la economía, o sea, la fase de producción distribución y consumo y de acumulación bajo una lógica solidaria. O dicho, de otra manera, cómo la solidaridad se convierte en un valor fundamental a la hora de pensar cómo producimos, distribuimos, consumimos y acumulamos. Y en ese sentido la economía solidaria, es una propuesta que pone acento en una práctica ligada por una serie de principios y de valores, por ejemplo, son la justicia social, la participación democrática más plena posible, el cuidado del ambiente, una participación equitativa desde el punto de vista del género. Y en los últimos años se ha ido conformando un movimiento que impulsa una economía de carácter alternativo llevada adelante por diversas organizaciones, muchas veces de productores, otras veces de usuarios o de consumidores, que están dispuestos a demostrar cómo se puede ser eficiente económicamente pero también social y ambientalmente”.

Trabajo y asociativismo
¿Qué rol juega el capital?
“El capital es un factor económico importante para todos los emprendimientos por lo tanto los emprendimientos de economía solidaria necesitan capital y tienen mecanismos para conseguirlo ya sea en el mercado o en el conjunto de la economía”, explica Guerra. “A diferencia de las economías capitalistas, donde el capital se convierte en el factor organizador que contrata al resto de los factores y que los somete a su lógica; en la economía solidaria los factores organizadores son el trabajo, y la asociatividad. Son estos dos factores los que deben organizar e impactar sobre el capital, las finanzas, los medios de producción o la tecnología”.

Lo pequeño es hermoso
¿Cómo contribuye a pensar los procesos de economía solidaria, la idea de que “lo pequeño es hermoso”?
“Lo pequeño es hermoso, Small Is Beautiful, es el titulo de una obra muy importante de un economista alemán, Ernst Schumacher, que yo lo vincularía con el titulo de otra obra que es “Desarrollo a escala humana” (Manfred A. Max-Neef) que de alguna manera ponen el énfasis sobre cómo desde el punto de vista de la economía solidaria, lo pequeño, lo generado desde las bases, con nivel territorial, conservando un espíritu humano, con niveles de participación en las diferentes organizaciones se pueden cultivar y pueden generar una identidad muy progresiva en términos económicos. Así, la mejor forma de vivenciar ésto es reconocer las grandes virtudes de los pequeños negocios de los pequeños emprendimientos, que tratan justamente desde lo pequeño desde lo puntual, cambiar el mundo; sabiendo que eso es posible en la medida en que otros tantos pequeños emprendimientos estén realizando un trabajo en ese sentido.

Entonces es fundamental el trabajo en redes…
Exacto, la importancia de trabajar en red, buscando la manera en que los emprendimientos familiares, o los de base territorial deben articular con otros, tejiendo redes, que permitan generar un sistema de encadenamiento de negocios participativos y que además permitan generar un movimiento de economía solidaria a nivel social que sea escuchado en los diversos ámbitos de negociación política.
Lo que nos lleva a hablar de la importancia de un encuadre legal y de la necesidad de un respaldo en el plano de las políticas públicas…
“Las políticas publicas estatales de promoción de las economías solidarias son de muchísima importancia, porque en los hechos lo que nosotros observamos es que en todos nuestros pueblos ciudades o países, hay infinidad de emprendimientos asociativos, de experiencias que están levantando las banderas de la justicia social y que se encuentran muchas veces abandonados, en una situación crítica, que con un poco de ayuda, motivación y con instrumentos apropiados pueden dar un gran paso y convertirse en un instrumento potente que satisfagan de mejor manera las necesidades de sus integrantes. Y en ese sentido creo que las legislaciones en economía solidaria más allá de hacer un aporte especifico para el crecimiento del sector, están colaborando muchísimo para darle visibilidad a un sector que es distinto tanto al privado capitalista como al público estatal. Entonces eso de decir “señores, atención, aquí hay un sector económico con una identidad específica” es algo que la elaboración de una ley puede contribuir a visibilizar”.

 

UNA ECONOMÍA CON DIMENSIÓN HUMANA

Entrevista a Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, docente en la Universidad de la República. Propone pensar a la economía solidaria como una práctica ligada a los principios de justicia social, democracia participativa y equidad de género.

El marco de la entrevista fue el desarrollo del taller “El rol protagónico de la Economía Social y Solidaria y su vinculación con los marcos legales de la región”, realizado el 22 de noviembre de 2014 en la ciudad de Santa Fe.
Allí Pablo Guerra, sociólogo uruguayo, magíster en Ciencias Sociales del trabajo y Doctor en Ciencias Humanas, realizó aportes para la reflexión y debate en torno a los procesos de economía social y solidaria que se están desarrollando a nivel local y provincial.
¿Cuales son las claves desde donde pensar la economía solidaria?
“Tenemos que reflexionar sobre la identidad de la economía solidaria más que una definición de unas pocas palabras y yo creo que el propio término nos da algunos indicios. Esta necesidad de incorporar la economía, o sea, la fase de producción distribución y consumo y de acumulación bajo una lógica solidaria. O dicho, de otra manera, cómo la solidaridad se convierte en un valor fundamental a la hora de pensar cómo producimos, distribuimos, consumimos y acumulamos. Y en ese sentido la economía solidaria, es una propuesta que pone acento en una práctica ligada por una serie de principios y de valores, por ejemplo, son la justicia social, la participación democrática más plena posible, el cuidado del ambiente, una participación equitativa desde el punto de vista del género. Y en los últimos años se ha ido conformando un movimiento que impulsa una economía de carácter alternativo llevada adelante por diversas organizaciones, muchas veces de productores, otras veces de usuarios o de consumidores, que están dispuestos a demostrar cómo se puede ser eficiente económicamente pero también social y ambientalmente”.

Trabajo y asociativismo
¿Qué rol juega el capital?
“El capital es un factor económico importante para todos los emprendimientos por lo tanto los emprendimientos de economía solidaria necesitan capital y tienen mecanismos para conseguirlo ya sea en el mercado o en el conjunto de la economía”, explica Guerra. “A diferencia de las economías capitalistas, donde el capital se convierte en el factor organizador que contrata al resto de los factores y que los somete a su lógica; en la economía solidaria los factores organizadores son el trabajo, y la asociatividad. Son estos dos factores los que deben organizar e impactar sobre el capital, las finanzas, los medios de producción o la tecnología”.

Lo pequeño es hermoso
¿Cómo contribuye a pensar los procesos de economía solidaria, la idea de que “lo pequeño es hermoso”?
“Lo pequeño es hermoso, Small Is Beautiful, es el titulo de una obra muy importante de un economista alemán, Ernst Schumacher, que yo lo vincularía con el titulo de otra obra que es “Desarrollo a escala humana” (Manfred A. Max-Neef) que de alguna manera ponen el énfasis sobre cómo desde el punto de vista de la economía solidaria, lo pequeño, lo generado desde las bases, con nivel territorial, conservando un espíritu humano, con niveles de participación en las diferentes organizaciones se pueden cultivar y pueden generar una identidad muy progresiva en términos económicos. Así, la mejor forma de vivenciar ésto es reconocer las grandes virtudes de los pequeños negocios de los pequeños emprendimientos, que tratan justamente desde lo pequeño desde lo puntual, cambiar el mundo; sabiendo que eso es posible en la medida en que otros tantos pequeños emprendimientos estén realizando un trabajo en ese sentido.

Entonces es fundamental el trabajo en redes…
Exacto, la importancia de trabajar en red, buscando la manera en que los emprendimientos familiares, o los de base territorial deben articular con otros, tejiendo redes, que permitan generar un sistema de encadenamiento de negocios participativos y que además permitan generar un movimiento de economía solidaria a nivel social que sea escuchado en los diversos ámbitos de negociación política.
Lo que nos lleva a hablar de la importancia de un encuadre legal y de la necesidad de un respaldo en el plano de las políticas públicas…
“Las políticas publicas estatales de promoción de las economías solidarias son de muchísima importancia, porque en los hechos lo que nosotros observamos es que en todos nuestros pueblos ciudades o países, hay infinidad de emprendimientos asociativos, de experiencias que están levantando las banderas de la justicia social y que se encuentran muchas veces abandonados, en una situación crítica, que con un poco de ayuda, motivación y con instrumentos apropiados pueden dar un gran paso y convertirse en un instrumento potente que satisfagan de mejor manera las necesidades de sus integrantes. Y en ese sentido creo que las legislaciones en economía solidaria más allá de hacer un aporte especifico para el crecimiento del sector, están colaborando muchísimo para darle visibilidad a un sector que es distinto tanto al privado capitalista como al público estatal. Entonces eso de decir “señores, atención, aquí hay un sector económico con una identidad específica” es algo que la elaboración de una ley puede contribuir a visibilizar”.

 

Proyecto “Centros de día”

A través de la firma de un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, durante el 2014 desarrollamos el proyecto “Centros de día” junto a tres instituciones de la ciudad de Santa Fe: el Hogar puertas abiertas “María Auxiliadora” de barrio Belgrano y los Centros de Días “Por una Mejor Comunidad” de barrio Villa del Parque y “Nuestra Señora del Rosario” de Pompeya.

En ese marco llevamos adelante dos líneas de trabajo: fortalecimiento institucional y los talleres con adolescentes y jóvenes.

Según lo establecido en el Decreto provincial 1497 del año 2011 “los Centros de Día están destinados a jóvenes y adolescentes con dificultades para incluirse en las distintas instituciones educativas, deportivas, de salud, etc. Son espacios de andamiaje, soporte y puente que los aloja en la situación en que están y a partir del cual pueden crear lazos que favorezcan su inclusión en distintos espacios sociales, culturales, productivos y educativos”

En tal sentido como organización planteamos propuestas de trabajo y dinámicas, respetuosos de los procesos institucionales de cada uno de los Centros, a fin de lograr los objetivos acordados.

En relación a la línea de “Fortalecimiento Institucional” nos planteamos como objetivo, la construcción de un proceso de acompañamiento a los Centros de día, para su consolidación y/o transformación en espacios territoriales de construcción colectiva, democrática e inclusiva en el trabajo con niños/as, adolescentes y jóvenes.

Los   talleres con jóvenes y adolescentes tuvieron por objetivo, procurar procesos de ciudadanía activa en jóvenes a través de la generación espacios lúdicos, de expresión artística y recreación.

Como organización que trabaja desde la perspectiva de la Educación Popular, las estrategias y actividades buscaron aportar a la construcción de identidades individuales y colectivas de los jóvenes generando participación y organización juvenil.

Los talleres, que tuvieron una impronta promoviendo la expresión y la participación artística, cultural y comunicacional de los jóvenes y adolescentes en pos de fortalecer lazos y relaciones que aporten a la construcción de identidades colectivas en la comunidad.

 

It wasn’t however, a total waste of money

It has a nice little pump top with a clear plastic lid. It is extremely discreet and looks pretty enough to leave out on the dresser. I love that! I need a lube that I can leave out and grab at a moments notice. The fact that Pipes takes these compensation payouts as evidence of “lawful Islamism” further demonstrates that his use of the term “Islamism” is far more elastic than he claims, signifying not just political projects that seek to establish a Caliphate, but instances where Muslims simply benefit from the same level of social esteem afforded anyone else.His previous writings show that he has form in this respect. In a 2000 article, for instance, he listed numerous cases of Muslim employees receiving large amounts of compensation for proven instances of workplace discrimination, bullying and harassment. In one case, a worker was awarded $300,000 compensation after a colleague told him he hated Muslims, wiped his feet on his prayer rug and threatened him.

cheap vibrators Gray’s transition team is vetting possible candidates, but Gray set to be sworn in Jan. 2 emphasizes that no decisions have been made. Hill and Lew didn’t return phone calls seeking comment.. In other words, she agreed that stigma on sexually transmitted illness makes people sick. After all, it’s this stigma, more than anything else, that keeps people from getting tested, keeps people from talking about sexual health and making responsible choices like you did and impacts things like how accessible testing and treatment for STIs is to people around the world.She also mentioned that some infections classed as sexually transmitted, and which often are, but aren’t only transmitted that way like Herpes, HIV or hepatitis are often transmitted from mother to child. Yet, we do not often hear people say that that kind of transmission or relationship is about anyone being dirty. cheap vibrators

sex toys Other than that, this toy is tasteless (having no favoring) and scentless. Even when I took it out of the box and did my perfunctory inspection I didn’t find any objections. Also the box itself is, in a word, gorgeous, yet simple in all the best ways. sex toys

anal sex toys In your example with not leaving the house overnight yes most (but not all) 23 year olds I know would be comfortable doing this, but it sounds like your mother’s conversation with you is part of what stops you from pushing yourself to try it. And again Male Sex Toys, maybe your situation is unusual for 23 year olds in America, but maybe not quite as unusual for 23 years olds in other countries or cultures. Maybe you could tell your mom you would really like to visit a friend or relative overnight, schedule it far in advance so that she and your siblings are aware you will be gone that night and won’t be worried. anal sex toys

sex Toys for couples The rules. Setting boundaries in a relationship and discussing with your partner(s) what you are and aren’t comfortable with isan important way to help minimize conflict and misunderstandings. But if it feels like the only way polyamory feels safe to someone is if they can establish a lot of very specific rules about how things are allowed to progress, that may be a sign that a poly relationship style just isn’t a great fit for that person.. sex Toys for couples

male sex toys He really seems to have her best interests in mind, and Julie leaves her boyfriend behind to go work in his night club. Unfortunately, although Quinn’s methods are a bit more sophisticated, he too exploits her talents, which leads to her final demise.Meanwhile, there’s a subplot going on alongside the main story, between Penny Flame and Tom Byron. Penny’s character discreetsextoyshop, Detective Byrd Smith, is a recovering alcoholic struggling with her addiction and marital problems. male sex toys

anal sex toys The box also says it fits from ninety to one hundred and sixty pounds, which I am not. I wish I would’ve known this before I bought it. It wasn’t however, a total waste of money. I like that you can change the chain links to make them longer or shorter. Sometimes you will like shorter links for more pain, so it is nice to have this as an option. When my master put it on my clit the first time, I never thought I would stop getting wet as he pulled on the chains. anal sex toys

vibrators The Optimum Power Blow Job Stroker is California Exotic’s entry into the arena of “hands free” masturbators. The interior sleeve is made of SoftTouch and has internal nubs for increased sensation. The user’s penis must be a pretty specific size in order for it to be very effective. vibrators

male sex toys Your company, 23andMe, does DNA tests that can tell you what countries your ancestors were from or what genetic diseases you may have or, most important cheap sex toys, whether you suffer from “asparagus pee.” But your ultimate ambition is to take data culled from your customers’ DNA and use it to find cures and develop drugs. Why? The health care ecosystem that exists today is a $3 trillion a year economy and no one makes money if you stay healthy. There’s very little money that goes into prevention programs, and I think that’s not reflective of what you and I want male sex toys.

Thanks to the CASS all outgoing and incoming payments will be

uk canada goose outlet how to get it much cheaper and the rules about quitting penalty uk canada goose outlet

cheap Canada Goose Neko Case was already going through a period of rebirth, pursuing new sounds and collaborators for Hell On, her first solo album in five years, when Mother Nature forced her to literally rise from the ashes. As she was canada goose outlet recording the album in Sweden, the artist’s canada goose outlet canada home in Vermont burned down. Images of her incinerated canada goose outlet new york city house are the artwork of Hell On’s gatefold and booklet, but the cover depicts her adorned with a warrior helmet of cigarettes and her hair ablaze, as if to show she’s conquered the fire and now wields its power.. cheap Canada Goose

Canada Goose Coats On Sale (AP Photo/Seth Wenig, File). FILE In canada goose outlet store this Nov. Steve Daletas of Pleasant Hill, Ore., celebrates his first place win in the 45th annual Safeway World Championship Pumpkin canada goose outlet online uk Weigh Off on Monday, Oct. Thanks to the CASS all outgoing and incoming payments will be transferred to your new bank on your behalf, meaning you do not have to worry about changing any information on bill payments or salary canada goose outlet in usa deposits. There is also a 13 month period after you switch where all incoming payments made canada goose outlet online to your previous account will be redirected to your new account. This ensures once a year payments are included.. Canada Goose Coats On Sale

buy canada goose jacket cheap “Witness evidence is a key factor in this investigation so it is of paramount importance that anyone with even the canada goose black friday sale slightest piece of information contacts the police. Obviously there may be some people who are not willing to speak directly to officers but I would reassure these people that they can speak with detectives confidentially or alternatively they can contact Crimestoppers, completely anonymously. You have information relating to this murder, if you saw the shooting itself or if you have information relating to the background of this canada goose outlet store uk incident, please speak with officers from the MCU, in complete confidence, on 01707 355959, or text information to 07786 200011, or alternatively you can speak to members of the independent charity Crimestoppers, completely anonymously, on 0800 555 111.. buy canada goose jacket cheap

canada goose clearance sale 4. Find the file using my documents and copy the xml document into the folder where the textures of your model have been saved(that folder will be in the same folder asthe xml file and named TX_(file name of xml) 13. It will official canada goose outlet also allow you to convert files without needing to install java at all. canada goose clearance sale

canada goose factory sale Have been really pleased with the help we have had from local people with this investigation. It good to have the community working with us and canada goose outlet uk sale I would like to thank all those who have assisted us so far. I encourage anyone with any further information for us to get in contact”.. canada goose factory sale

canada goose coats If you been holding canada goose outlet toronto factory off on getting a canada goose outlet parka pet camera, today the day to pull the trigger. The newly released Petcube Bites is 28 percent off today, bringing the final price to less than $180. If you want to spend a few bucks more, you can opt for one of the treat bundles that includes cat or dog treats, depending on what you need.. canada goose coats

canada goose uk shop After a long day at work, sometimes site https://www.cagooseclearance.com Canada Goose Clearance you feel like your head is exploding. However, most of the times we just take a pill and lie down, hoping that canada goose outlet black friday the pain will go away and that we can carry on with our daily schedule. The problem is that these headaches tend to come back, torturing us every other day. canada goose uk shop

canada goose store In her own words: “My greatest blessing is to have so many people to love and cherish. My patients are my friends and family. I have looked forward to each day, loving and caring for people and witnessing many miracles of healing.” Born in Lumberton, NC, Dr. canada goose store

canada goose black friday sale Spokane County Sheriff’s Deputies are investigating a report of a gunpowder explosion that required a man to be airlifted with life threatening injuries. But, the payback may not be what you expect. But, the payback may not be what you expect. The canada goose jacket outlet S downgrade was not based on the economics of the canada goose outlet uk country’s debt. S has a horrible track record of incompetence in the housing bubble years they gave Lehman’s Bros. AAA rating just before its collapse and the accounting scandals of the stock bubble years. canada goose black friday sale

canada goose JVN loves experimenting with his style and with canada goose outlet nyc every outfit shows canada goose outlet shop us that style rules are meant to be broken. (As he said of his Creative Arts Emmys look, he came to “slay and fuck a gender norm.”) He’s giving us casual sweats. He’s giving us fierce red carpet realness. canada goose

Canada Goose sale He rejoined the football team, but when he tried to take the field last month, goose outlet canada he was told he couldn’t play because of questions about his residency. He didn’t have an address because he was homeless, sleeping on couches at various friends’ homes. He had waited nearly two years to play and had filled out what he was told was all the necessary paperwork. Canada Goose sale

cheap canada goose uk In Alien’s closing moments Ripley dashes through the Nostromo’s klaxxon blaring corridors and almost barrels right into the monster’s path. We catch a glimpse of it before Ripley pulls back, denying us (and herself) a closer look. In Heavy Metal’s illustrated comic adaptation the scene plays out differently: Ripley turns the corner to find the Alien in a contorted sessile state. cheap canada goose uk

buy canada goose jacket Through all of that, he came to understand who canada goose outlet sale the musicians were, where they came from and what they were trying to say in their music. He saw the connection between the freedom of expression in jazz canada goose outlet reviews and the basic civil rights and responsibilities we all have as citizens of the United States. Here he is on canada goose outlet jackets WHYY’s FRESH AIR in 1991 buy canada goose jacket.

Police also released a statement

canada goose “Surprisingly, many neurotransmitters that are actually produced in the gut by the gut microflora, make it all the way to the brain where they affect brain function,” said Dr. Pedre. “When the permeability of the gut barrier is increased, consequently the blood brain barrier becomes more permeable, reducing its effectiveness in protecting the brain from toxins in the circulation, or even the body’s normal inflammatory signals. canada goose

Canada Goose Parka Mr Knowlton was stunned. It contradicted his express assertions. He said the FBI had tried repeatedly to badger him into changing his story on key facts. Another favourite, which was also a real crown pleaser, were the Korean bison slicers canada goose outlet jackets at the Cathedral Freehouse booth. These cute hamburgers seemed to disappear as fast as they were other set on the platter. Tender and well seasoned, these mini canada goose outlet toronto factory buffalo patties carried a fun kick and came on miniature buns smeared with a chili mayo and topped with sliced marinated cucumber.. Canada Goose Parka

Canada Goose Online Heard that 10 per cent of Canadians have no coverage whatsoever for pharmaceuticals. canada goose outlet Another 10 per cent have such intermittent coverage as to effectively have none at all. He said a universal pharmacare program would not only provide Canadians with much needed access to medication, but save billions of dollars every year.. Canada Goose Online

canada goose uk shop There’s canada goose outlet nyc no reason English has arbitrarily canada goose outlet store uk decided to keep canada goose outlet in usa hanging on to dummy pronouns. The human faculty for language is untouched by any other species, yet, as in the official canada goose outlet case of the intervocalic alveolar flapping in the introduction up there, humans are absolute dogshit at explicitly knowing the rules of their own language. So how do we teach our kids how to speak? Do we even teach kids to speak, or is this a Maybelline situation, where they’re just born with it? Short answer: We don’t know. canada goose uk shop

canada goose uk outlet Nick came across C boy canada goose outlet uk and Hildur hunkered down in canada goose outlet reviews the rain. Though he had spent many months photographing Serengeti lions, he had spent most of his time with larger prides of females. ‘I had never before seen these two senior coalition males together,’ he says. canada goose uk outlet

Canada Goose online Your main shower (even if it’s a walk in) should have one. And a spot that deserves a grab bar yet is often overlooked is the https://www.canadagooseuk.net canada goose jacket outlet front door. “When you’re trying to balance packages or grocery bags canada goose jacket outlet that you’re holding, canada goose outlet canada it’s nice to have something to hold onto other than the goose outlet canada door handle,” Hoffacker says.. Canada Goose online

canada goose clearance I have tried to imagine what might canada goose outlet uk sale happen in this scenario under President Trump’s “arm the teachers” proposal. I can spin out two scenarios. In the first, I’d be one of the 20percent of teachers who would be trained and armed. The pay will be worse though. The hours tend to be slightly better but often times aren much different depending on your client load. The regional Big 4 offices do tend to give you more responsibility sooner due to having smaller teams. canada goose clearance

Canada Goose sale Nowadays, Easter Rising 1916 is still regarded as a watershed moment and as a transformative event for the history of 20th century Ireland. It undeniably impacted on the morale of front line canada goose outlet online uk units and added a considerable amount of concerns to their wartime experiences. Nonetheless, another political upheaval canada goose outlet shop and how important that event proved to be considerably hardened and complicated the wartime experiences of the Irish. Canada Goose sale

canada goose black friday sale Prominent figures who have discussed their canada goose outlet sale sexual assaults on camera people who have discussed their sexual canada goose outlet black friday asssaults anchor Don Lemon discussed his sexual assault and that of a woman in his family on air Sept. 24. He’s not the first person in the spotlight to do so. canada goose black friday sale

uk canada goose outlet Pittsburgh’s Sidney Crosby would almost certainly be on everybody’s list, so he was an canada goose outlet new york city easy pick by Trocheck. Same goes for Edmonton’s Connor McDavid, the NHL’s two time reigning scoring champion and brightest young star. But that third name is of somebody that the casual hockey fan still might not know, and canada goose outlet parka that’s something the Panthers are determined to change this season.. uk canada goose outlet

cheap canada goose uk In a statement released Wednesday, the university said the event in no way affiliated with Western or Western’s Homecoming. Western strongly advises that students do not attend this event on Broughdale. Police also released a statement, saying they fully intend to maintain public safety.. cheap canada goose uk

uk canada goose This realization had a profound effect on me. Something shifted. I understood that this extra year was a gift, and I simply could not waste it. I think it’s almost impossible canada goose black friday sale to think there won’t be a major step backwards [under the Trump administration], but I don’t think that step backwards will be particularly problematic. Certainly, with the very minimal subsidies there are and the kind of momentum canada goose outlet online there is in terms of interest in research, I think we’re still on solid ground. But we’re going to have to make major efforts to continue to move things forward now more than ever.. uk canada goose

buy canada goose jacket The carbohydrate shelf is really important for energy (wholegrain bread, pittas, rice or pasta). The fruit and canada goose outlet store vegetable shelf is important for vitamins, minerals and fibre. The dairy shelf (yogurt, cheese, milk, smoothies) is important for calcium and protein buy canada goose jacket.